Ciudadanos Marbella, casi cinco meses de oposición sin convocar ruedas de prensaANÁLISIS.- La edil de Cs, María García, basa su errática estrategia de comunicación diaria en comunicados, audios para radios y fotos enlatadas, cerrándose así las puertas de las televisiones, que a la hora de informar sobre ella no tienen más remedio que difundir imágenes de archivo

La edil de Ciudadanos en Marbella, María García, en una imagen de archivo. FOTO/ Cs

La edil de Ciudadanos en Marbella, María García, en una imagen de archivo. FOTO/ Cs

Han pasado casi cinco meses desde que María García, la única concejala con que cuenta Ciudadanos en Marbella, tomara posesión en la nueva Corporación que salió de las últimas elecciones municipales. Desde el 15 de junio la edil de la formación que preside Albert Rivera no ha convocado ni una sola rueda de prensa. Todo un récord en negativo que ofrece una idea de la errática gestión que lleva a cabo de su comunicación personal, frente a la mayoría absoluta de 14 ediles del Partido Popular.

Tampoco ha hecho uso de la sala de usos múltiples del Ayuntamiento, al contrario que otros ediles opositores, y se ha limitado a valorar los cien días de gobierno del PP mediante un frío comunicado. Cabe destacar que la línea de oposición de Cs es bastante seguidista de la que hace el PSOE, a pesar de ser los liberales socios de gobierno de los ‘populares’ en la Junta.

El día a día de García, exdirectora de gabinete de la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía (departamento en manos de Cs) se caracteriza por el autobombo personal en redes sociales (Twitter y Facebook), a través de fotos de sí misma que difunde para que se vea que asiste a actos. Son eventos que en la mayoría de los casos preside la alcaldesa, Ángeles Muñoz.

Los comunicados y notas de prensa se suceden casi a diario, no así el contacto directo con los periodistas locales. Se han sucedido visitas de cargos provinciales de Cs, como el diputado Juan Cassá, o la candidata al Congreso por Málaga Irene Rivera, sin que los medios de comunicación hayan sido convocados, algo que ha llamado poderosamente la atención incluso de la dirección provincial malagueña del partido naranja, según fuentes consultadas por Marbella Confidencial.

María García peca de algo que ya fue fue bastante criticado de la anterior dirección local de Cs Marbella, como era abusar de las llamadas ‘noticias enlatadas’. Reuniones con colectivos (sin periodistas) que eran dadas a conocer días después. No obstante, las direcciones que presidieron Miguel Ángel Hijano y Francisco Gómez Palma nunca se caracterizaron por estar más de cien días sin convocar ruedas de prensa, algo insólito.

Por no haber tampoco se han producido, por parte de García, lo que los periodistas llamamos ‘canutazos’. Se trata de las declaraciones que suelen ofrecer los políticos de pie rodeados de micrófonos.

Al obrar de esta manera, enviando fríos comunicados y cortes de audio para las radios (leídos) María García se cierra también por completo las puertas de las televisiones, medios que tienen que ilustrar con imágenes de archivo las nota de prensa que envía Ciudadanos.

Críticas de Paco Gómez Palma

Captura de Facebook sobre las críticas de Gómez Palma a María García

Captura de Facebook sobre las críticas de Gómez Palma a María García

Días atrás el excoordinador local de la formación liberal Francisco Gómez mostraba su malestar en Facebook con la labor de oposición de García: “¿Este es el trabajo que hace por Marbella el grupo municipal de Ciudadanos? ¿Copiar una nota de prensa enviada hace 14 meses por los anteriores responsables de Ciudadanos Marbella?”, se preguntaba el voz alta el conocido empresario.

Las críticas de Gómez se refieren a que Cs difundió un comunicado sobre el “lamentable estado” de la basílica Vega del Mar recientemente, calcado del que él mismo envió a los medios el 1 de septiembre de 2018.

Es difícil llevar a cabo una política de comunicación política, a nivel local, peor de la que hace María García, según distintos expertos en asesoría y consultoría cuya opinión ha recabado este medio digital.

Cabe recordar que la trayectoria política de García en Marbella nació viciada, por no decir inventada. Tras su improvisada designación como candidata, al límite de lo que permitía la Junta Electoral, quiso presumir tanto de su ‘marbellismo’ que construyó una biografía ficticia sobre los años que llevaba en el término municipal. Lo más grave de todo fue conocer, gracias a una laboriosa investigación periodística de Marbella Confidencial, que la candidata de Cs se había empadronado poco antes de las elecciones en un piso de Ricardo Soriano que habitaba una familia de inmigrantes brasileños.

Tras las relevaciones de este periódico, García suspendió cualquier convocatoria para medios de comunicación en Marbella durante casi seis días, algo que lastró su campaña al perder unas valiosas jornadas que fueron muy bien aprovechadas por su rival directa, Ángeles Muñoz, que supo aglutinar para sí todo el voto del centroderecha local.

Aún resuena algún titular de los que ofreció la alcaldable de Cs en aquellos días: “No contemplo ningún escenario que no sea ganar”. Al final el fracaso fue monumental: sólo su acta de edil, relegada a la estéril oposición frente a un PP crecido.

A medida que han pasado los meses, tras las elecciones municipales, las dimisiones, bajas y demás deserciones en la agrupación local de Cs se han ido sucediendo, hasta el punto de que una Gestora deberá asumir las riendas .El portazo de Hijano, con duras críticas de por medio fue sonado.

De los fieles que acompañaban a García en campaña ahora sólo se la puede ver con el exedil del PSOE Francisco Zori y el militante Jaime Torrecilla. Otro de los habituales acompañantes de la munícipe es Eduardo Frápolli, uno de los pioneros de Podemos en Marbella que un día se pasó a Cs tras convertirse en liberal.

En el horizonte planea la figura política de Ángel Mora como posible líder local del Cs e hipotético candidato a la Alcaldía en 2023. A su favor juega haberle caído en gracia a la dirección provincial, especialmente al candidato al Congreso Guillermo Díaz, una de las personas que le han aupado a la dirección general contra la violencia de género en la Junta de Andalucía.

El pasado 8 de octubre este medio adelantaba que Cs había excluido a María García de la lista al Congreso por Málaga, a pesar de que fue en el ‘número 3’ en las elecciones pasadas. Sin duda un varapalo de esta dirigente, que ya no cuenta con la confianza de antaño en el seno de la dirección provincial de su partido.

Precisamente este jueves, con motivo del arranque de la campaña electoral del 10-N, Guillermo Díaz protagonizará en Marbella la tradicional pegada de carteles junto a María García. Un acto para el que, a la hora de redactarse esta información (final de la mañana de este jueves) aún no hay convocatoria oficial para medios. No obstante, la edil ya se ha encargado de difundirlo en sus redes sociales personales.

hidrallia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.