El PP de Marbella se instala en la confrontación frente a la JuntaÁngeles Muñoz y sus asesores recuperan el discurso victimista y de agravio para la campaña electoral de mayo de 2015 ;Instalarán vallas contra la Junta, al estilo Gil ;Los concejales Manuel Cardeña, Diego López y José Eduardo Díaz se disputan la dirección de campaña

La alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz, durante su visita al Parlamento, acompañada de dirigentes vecinales y cargos del PP

La alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz, durante su visita al Parlamento, acompañada de dirigentes vecinales y cargos del PP

La Junta de Andalucía como principal adversario y “causante” de prácticamente todos los males de una ciudad. El Partido Popular de Marbella, con la alcaldesa Ángeles Muñoz a la cabeza, se ha instalado ya en el discurso de la confrontación y el agravio frente al Ejecutivo autonómico que preside Susana Díaz, de cara a la campaña electoral de las municipales de mayo de 2015.

Los asesores de la regidora, que repite como candidata a la Alcaldía por cuarta vez consecutiva, son conscientes de que el partido conservador tiene perdida la mayoría absoluta en la ciudad y pretenden centrar el foco del discurso de Muñoz en “la falta de inversiones de la Junta en Marbella”.

No hay más que echar un vistazo a la última iniciativa puesta en marcha en las calles y redes sociales, bajo el lema #Noslodeben. Todo ello en alusión a los 100 millones que los populares llaman “deuda histórica” de los gobiernos socialistas autonómicos con la ciudad.

Fuentes del PP local han asegurado a marbellaconfidencial que la alcaldesa y presidenta del partido trabaja ya en la inminente instalación de una serie de vallas, repartidas por el término municipal, con carteles reivindicativos contra la Junta de Andalucía en materia de inversiones. No es algo nuevo. Jesús Gil fue pionero en colocar carteles contra el Gobierno de Chaves.

La famosa “deuda histórica”

Los populares se aferran a la hemeroteca para recordar aquellas palabras del exconsejero Gaspar Zarrías –ahora investigado por el Supremo en la trama de los ERE– cuando cifró en 100 millones de euros la cantidad que los gobiernos socialistas habían dejado de invertir durante la era GIL (1991-2006).

Como epicentro del agravio y del victimismo permanente de Muñoz, frente a la administración regional, se sitúa el anticipo reintegrable de 100 millones de euros que la Junta concedió a Marbella tras la disolución del Consistorio, en abril de 2006, a raíz de la ‘operación Malaya’ contra la corrupción municipal.

El equipo de gobierno del PP pide a la Junta los 20 años que el Ejecutivo de Díaz ha solicitado al Estado para saldar su deuda.

La mala situación económica del Ayuntamiento, con una deuda heredada de los gobiernos gilistas de más de 500 millones de euros, posibilitó dicho préstamo, cuyas condiciones–ahora tan criticadas por el PP–fueron negociadas por el entonces vocal de Hacienda de la Gestora, Carlos Rubio, actual coordinador del ramo y hombre fuerte de Muñoz. De hecho, se le considera el alcalde de facto, si se tienen en cuenta las numerosas atribuciones y delegaciones de Alcaldía que ostenta.

Discurso crispado en el Parlamento Andaluz

En el marco de esta campaña de confrontación con la Junta, Ángeles Muñoz se trasladó el pasado jueves hasta el Parlamento de Andalucía, acompañada de varios dirigentes vecinales, para arropar al concejal y parlamentario José Eduardo Díaz en su pregunta dirigida a la consejera de Fomento. Fueron varios minutos de interpelación a Elena Cortés, cargados de crispación, en los que Díaz criticó la “falta de inversiones” en la ciudad y explotó al máximo el discurso del victimismo que los populares pretenden rentabilizar en las urnas.

Ningún gran proyecto para la ciudad en siete años

Ángeles Muñoz, una alcaldesa que en siete años  de gobierno municipal no ha sabido articular ningún gran proyecto para la ciudad que vertebre por completo a la sociedad local, pretende ahora suplir esas carencias con una gran ofensiva. Siempre se ha distinguido por tener un perfil bajo, sin declaraciones altisonantes que puedan complicarle la existencia, al contrario de lo que hacen otros dirigentes andaluces de su partido.

Ahora, la estrategia cambia y pretende aprovechar también al máximo su cargo como presidenta de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), para tener un mayor altavoz mediático en clave reivindicativa.

Tres son las personas que se disputan el favor de Muñoz para dirigir su campaña electoral: el secretario general local, Manuel Cardeña y los dos vicesecretarios Diego López y el ya mencionado José Eduardo Díaz. Cobra peso el último. Ya dirigió la campaña de 2007 y parece que la alcaldesa quiere volver al pasado.

 

hidrallia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.