El pleno aprueba crear una mesa de negociación para el pago de la deuda a la Junta en una convulsa sesión

El concejal de Urbanismo, Pablo Moro, sostiene un  cheque gigante, durante la intervención del portavoz del PP, Félix Romero

El concejal de Urbanismo, Pablo Moro, sostiene un cheque gigante, durante la intervención del portavoz del PP, Félix Romero durante la sesión plenaria de este viernes en el Ayuntamiento de Marbella

El Pleno del Ayuntamiento de Marbella ha aprobado este viernes, por unanimidad pero en el marco de una convulsa sesión, la creación de una mesa multilateral para la negociación del pago de la deuda contraída con la Junta de Andalucía. Todo ello a colación del crédito de 100 millones de euros otorgado por el Ejecutivo autonómico en 2006, tras la disolución del Consistorio después de la llamada ‘operación Malaya’ contra la corrupción.

A pesar del debate bronco entre el equipo de gobierno del PP y los grupos de la oposición (PSOE, IU y OSP), plagado de numerosas descalificaciones, el consenso ha sido posible y unánime al suscribir dicho acuerdo. Se buscan fórmulas para acordar un sistema de compensaciones que permita a la ciudad saldar su deuda pendiente de 92 millones de euros con el Ejecutivo autonómico.

Aunque todos los grupos votaron a favor del fondo de la propuesta, en cuanto a negociar deuda a cambio de inversiones en el municipio, las formas son radicalmente opuestas entre gobierno y oposición. La alcaldesa, Ángeles Muñoz, pretende suscribir un crédito con entidades privadas para saldar la deuda por completo y que la Junta invierta ese dinero en “obras pendientes para la ciudad”. Los ediles opositores sostienen, por el contrario, que con el propio presupuesto del Consistorio se pueden ir saldando los plazos hasta 2017.

“No vamos a cejar en nuestro empeño de reclamar inversiones que permitan reequipar a la ciudad y crear empleo”, ha expuesto la regidora durante una de sus intervenciones de este viernes.  A Muñoz le ha molestado sobremanera el hecho de que los tres partidos de la oposición se reunieran este martes en Málaga con el delegado provincial de la Junta, José Luis Ruiz Espejo. Al día siguiente, en rueda de prensa, presentaron un acuerdo conjunto de negociación para saldar deuda mediante la compensación por obras municipales, así como en pago líquido de los presupuestos anuales.

De hecho, Muñoz ha llegado a reprochar a la oposición que “únicamente” buscaba una foto con la Junta “y se la negaron”, así como que “al único interlocutor” que reconoce el Ejecutivo que preside Susana Díaz “es al Ayuntamiento”, algo que niegan categóricamente tanto desde el PSOE como desde IU, socios del Gobierno andaluz.

Hasta el momento el PP ha pretendido demonizar lo que denomina “tripartito en la sombra”. Este viernes su discurso profundizó aún más en esa tesis. La explicación es clara: La única posibilidad de gobernar en 2015 para los populares si no logran mayoría absoluta pasaría, a priori, por OSP y parece que se les escapa cualquier acuerdo bipartito con ellos. La formación sampedreña ha escenificado ya, implícitamente, con sus gestos y elogios hacia la postura “responsable” de Bernal y Monterroso-al negociar el pago de la deuda con la Junta- lo que sería una alternativa real de gobierno frente a los conservadores.

El portavoz municipal del PSOE, José Bernal, reiteró durante su intervención que el préstamo de la Junta “no fue una condena” para el Consistorio, sino “un apoyo inestimable”. A este respecto recordó que fue la propia Ángeles Muñoz quien “negoció la forma de pago” y las mayores cantidades a devolver en los últimos plazos del préstamo, que vence en 2017.

Ricardo López, viceportavoz socialista, calificó de “mal negocio” la operación de crédito que persigue el PP con diversas entidades financieras aún por concretar.  Vaticina que el coste en interés alcanzará los 38 millones de euros. Paralelamente, exigió al equipo de gobierno que baje el IBI, “ante la asfixia” de impuestos que viven los ciudadanos”.

Polémicas declaraciones de la alcaldesa 

No pasaron desapercibidas unas declaraciones de Muñoz durante una de sus intervenciones para contestar a la oposición: Sorprendentemente, aseguró lo siguiente:”Que se sepa quién nos ha metido en esta situación, porque este Ayuntamiento no se disolvió por la corrupción, y ahí está el Senado, sino por una crisis económica que hacía inviable la institución”, dijo, y pidió a la oposición que “no retuerzan más”.

Cabe recordar que la corrupción galopante que imperaba en el gobierno disuelto que encabezó Marisol Yagüe, principal encarcelada, fue determinante para la disolución. La mayoría de ediles gobernantes estaban imputados por graves delitos en numerosas causas penales. En las actas del BOE de mayo de 2006 se hicieron constar  también como principales causas de disolución las numerosas irregularidades urbanísticas.

El portavoz de IU, Enrique Monterroso, lamentó que la alcaldesa “se instale en la crispación y la irresponsabilidad”, así como que haya decidido “hacer oposición a la oposición”. De hecho, Muñoz trató de ridiculizar a los portavoces de PSOE, OSP e IU, llamándoles “los tres tenores”, así como por ofrecer una rueda de prensa en una churrería cercana al Ayuntamiento de Marbella. Cabe recordar que el equipo de gobierno del PP nunca ha cedido la sala de prensa municipal a la oposición.

Monterroso también criticó lo que calificó como “performance” del PP. Fue sin duda la foto del día. El concejal de Urbanismo, Pablo Moro, desplegó un cheque gigante por importe de 21.9 millones de euros pagado por el Consistorio a la Junta de Andalucía. Lo hizo mientras hablaba de ello el portavoz popular, Félix Romero.

Desde OSP, sus ediles Rafael Piña y Manuel Osorio denunciaron la “gestión equivocada” del PP en materia económica. A su juicio, la concesión de un crédito de 13 millones de euros, para pagar la anualidad correspondiente a la Junta, “es una decisión política unilateral e injustificada”. Esta polémica actuación les costará a los ciudadanos de Marbella “la friolera de 5,6 millones de euros en intereses”.

En opinión de Osorio el PP, con la operación crediticia propuesta,  “provoca un gran perjuicio al municipio”. Cree el edil que todo ello puede ser achacado a la negativa de los populares a reconocer la deuda con la Junta en los presupuestos. Ello provoca, según el edil opositor, que no se pueda destinar el remanente de tesorería del presente ejercicio a pagar parte de la deuda pendiente. Así pues, se recurre a la financiación privada “en condiciones claramente desfavorables para los intereses generales”.

 

 

 

 

 

 

hidrallia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.