La alcaldesa no acudirá a los tribunales tras archivarse su denuncia contra Flores en el Colegio de AbogadosÁngeles Muñoz denunció en el órgano de la abogacía malagueña al letrado que destapó su inversión de 3 millones en Luxemburgo ;Flores se reafirma en todo lo dicho y cree que la regidora no acude ante el juez porque "no tiene un caso ganable" ;Reitera que la dirigente del PP llevó a cabo transmisiones patrimoniales "ficticias"

El abogado Antonio Flores  en imagen de archivo, durante una rueda de prensa

El abogado Antonio Flores en imagen de archivo, durante una rueda de prensa

Caso cerrado. La alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz, ha descartado por completo acudir a los tribunales ordinarios tras el varapalo que ha supuesto para ella el archivo de la denuncia que interpuso  contra el letrado Antonio Flores ante el Colegio de Abogados de Málaga. Se trata del jurista que destapó en eldiario.es, el 2 de marzo de 2014, la inversión de 3 millones de euros que llevó a cabo en una entidad bancaria de Luxemburgo la sociedad Crasel Panorámica S.L., participada al 50% por la regidora y su marido, Lars Broberg. Esta mercantil es propietaria de la mansión donde residen ambos en Benahavís, valorada en 4,7 millones de euros.

Flores aseguró, además, que Muñoz y su cónyuge habían adquirido un producto destinado a la evasión fiscal en la entidad luxemburguesa Nordea Bank, “porque Hacienda así lo dice”, en alusión a cómo calificó la Agencia Tributaria el tipo de producto ofertado por el banco, en el marco de la suscripción de un seguro de vida.

“Yo ya hice lo que tenía que hacer entiendo los razonamientos del propio Colegio y a partir de ahí no me planteo seguir con ninguna otra actuación”, respondió Ángeles Muñoz a preguntas de marbellaconfidencial durante su última comparecencia ante los periodistas.

“No sé si estaré o no equivocada, pero yo soy una persona que desde el principio he entendido cuál era mi prioridad, que es la gestión municipal, todo lo demás enturbia y distrae y mis colaboradores lo saben”. En  su extensa respuesta dijo considerarse “una persona muy práctica, que no suelo tener ningún arranque de imponer”.

Muñoz argumentó que “en un momento determinado hay que tener claras las prioridades y todo lo demás, lo que se intente, en muchas ocasiones son maniobras para intentar distraer y enturbiar las relaciones que uno en un momento tiene. Asumo una línea y una dirección, y a partir de ahí no me planteo tampoco que me pueda llevar más tiempo”.

Finalmente, explicó que “yo ya hice lo que que entendí que tenía que hacer, ya se han estudiado por parte de los órganos dependientes y por lo tanto seguiré con mi gestión municipal sin plantearme ninguna actuación”, sentenció.

Flores se reafirma en todo lo dicho

Por su parte, el abogado Antonio Flores, tras conocer la decisión de Muñoz, sostiene que ella, “asesorada correctamente”,  ha apreciado que “no tiene un caso ganable y como no cree que pueda probarlo  sabe que yo podría probar lo que alego”.

El jurista marbellí argumenta que,  por tales motivos, la alcaldesa “se decide a no continuar por ese procedimiento civil o penal, ya fuera por derecho al honor o por calumnias, que eran las dos vías que tenía”, ha precisado.

Flores siempre ha mantenido que Muñoz no acudía a  los tribunales porque “tendría que sacar muchos papeles que no ha enseñado”. Ahora se reafirma en sus planteamientos:”la carga de la prueba está sobre quien reclama, que es la alcaldesa. Yo tengo la prueba de lo que sostengo y a ella le falta la prueba para demostrar que lo que yo he dicho es falso”.

Transmisiones patrimoniales “ficticias”

“Se podría demostrar y se puede oficiar a la Hacienda Pública para ver si ella pagó por esas transmisiones patrimoniales”. Y es que Flores sigue manteniendo que cuando Muñoz se convirtió en propietaria al 50% de Crasel Panorámica S.L. y Hacienda Property S.L., “esas operaciones fueron ficticias, porque se simuló que ella quería comprar participaciones en Crasel y ampliar capital en Hacienda Property, cuando realmente lo que ocurrió fue una donación encubierta, que es la intención que se perseguía”.

Flores va más allá: “No nos olvidemos que quien compra realmente es su marido y quien aporta la sociedad también”. Así pues, el máximo responsable del bufete Lawbird, radicado en Marbella, considera que, de acudir ante un juez, a Muñoz “se le complicaría mucho todo y un tribunal ordinario no es un colegio de abogados”.

Explica que el órgano de la abogacía “tiene un procedimiento muy limitado y lo único que hace es fiscalizar la actuación del letrado desde el punto de vista de la deontología, por eso ella ha ido por ahí”.

Al ser preguntado si hubiera querido que este asunto se sustanciara finalmente en los tribunales, Flores responde que sí: “no me hubiera importado, por lo menos para concretar los hechos y poder tener una resolución firme sobre el particular”.

hidrallia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.