Rivera cree que Casado “ha tirado la toalla” y vuelve a tenderle la mano para sumarEl líder de Ciudadanos ha celebrado su acto central de campaña este viernes en Málaga ante unas mil personas

El candidato de Ciudadanos a la presidencia del Gobierno, Albert Rivera, junto al consejero de la Junta Javier Imbroda y la presidenta del Parlamento Andaluz, Marta Bosquet, este viernes poco antes de comenzar su acto en Málaga. FOTO/ CABANILLAS

El candidato de Ciudadanos a la presidencia del Gobierno, Albert Rivera, junto al consejero de la Junta Javier Imbroda y la presidenta del Parlamento Andaluz, Marta Bosquet, este viernes poco antes de comenzar su acto en Málaga. FOTO/ CABANILLAS

“Me preocupa que Casado haya tirado la toalla. Está más pendiente de ver cuántos escaños pierde que de sumar”. El líder de Ciudadanos y candidato a la presidencia del Gobierno, Albert Rivera, ha aprovechado el primer día de campaña, desde Málaga, para volver a tender la mano a su homólogo del Partido Popular “para sumar  escaños” juntos y conseguir así una mayoría que desaloje a Pedro Sánchez de La Moncloa el próximo 28 de abril.

Ante unas 1.000 personas, militantes y simpatizantes, congregados al borde del mar en el balneario de los Baños del Carmen, un lugar habitual elegido por Cs en la capital de la provincia para sus actos, Rivera ha apostado por darle la vuelta a las encuestas “como ocurrió aquí en Andalucía”, después de reconocer que “nadie pensaba que iba a ocurrir, porque ni nuestras encuestas lo contemplaban”, en alusión al pacto de gobierno de PP y Cs, con los votos de Vox, formación ultraderechista a la que no ha citado en ningún momento durante su discurso de media hora escasa.

“Al PP le veo enredado con las batallas internas, perdiendo escaños”, ha reprochado al principal partido del bloque de centroderecha”. Por tal motivo, Rivera ha insistido en que “lo importante es sumar y tener fuerzas para echar a Sánchez, por un lado, y formar un gobierno constitucionalista por otro”.

El dirigente liberal ha recordado que lleva “más de quince días tendiendo la mano a Casado para echar a Sánchez, más de diez veces, y se lo vuelvo a decir hoy”. Rivera asegura creer “en la victoria” y dice mirar al futuro porque, según ha recalcado, “no se puede tirar la toalla ahora, es el momento de sumar y hasta el último minuto se le puede dar la vuelta al partido como en Andalucía”.

En clave autonómica andaluza el candidato a la presidencia del Gobierno ha hecho una curiosa interpretación del resultado del 2 de diciembre, cuando se acabó el ciclo de gobiernos socialistas y “Ciudadanos lideraba el cambio en Andalucía”, ha expuesto Rivera a pesar de que quien lo lidera es Juanma Moreno Bonilla, actual presidente de la Junta y cabeza de lista del PP, que quedó por delante del partido liberal.

Con la presencia de varios consejeros del Ejecutivo andaluz, como el vicepresidente Juan Marín, y el titular de Educación y Deporte, Javier Imbroda, Rivera se ha mirado en todo momento en el espejo de la coalición que su partido forma junto al PP: “han hecho más en setenta días de gobierno que los socialistas en 37 años”, ha llegado a decir.

Tras dar las gracias a “todos los consejeros” por “hacernos sentir orgullosos”, Rivera  ha dicho que quien quiera saber cómo será su gobierno, a nivel nacional, debe mirar a Andalucía. En este punto, ha hecho bandera de haber acabado con el impuesto de sucesiones: “hemos matado al impuesto de la muerte”, lo que ha provocado los aplausos inmediatos.

La victoria de Cs en Cataluña, como primera fuerza política en unas autonómicas, frente a los partidos nacionalistas y secesionistas, ha sido otro de los ejes del discurso del líder ‘naranja’. De hecho, ha recomendado a Torra y a Puigdemont que “recen para que salga Sánchez”, de quien ha criticado especialmente que “quiera indultar” a los acusados en el juicio que se celebra en el Supremo.

Para Rivera la pregunta clave, que trasladará al candidato del PSOE durante el debate a cinco del 23 de abril, en Antena 3, es si va a indultar a los condenados por el ‘juicio del proces’.

Una vez que se ha reivindicado como “partido liberal y de centro”, en el contexto de una campaña sumamente polarizada entre el bloque de derechas e izquierdas, Rivera ha enfatizado que “el 28 de abril nos jugamos un país dividido o unido, acabar con la dicotomía de rojos y azules, por eso quiero ser el presidente de todos, los que no me votan y los que sí”.

Previamente, antes de que tomara la palabra Rivera, le han precedido, entre otros, el candidato de Cs al Congreso por Málaga, Guillermo Díaz, y el consejero de Educación de la Junta, Javier Imbroda. El melillense ha presumido de que “catorce de las veintiuna medidas puestas ya en marcha desde la Junta de Andalucía son de Ciudadanos”.

hidrallia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.