Muñoz dedica críticas encubiertas a OSP por su gestión en San PedroLa alcaldesa y candidata del PP glosa sus logros entre 2007 y 2015 pero aclara: "la peatonalización de Marqués del Duero y las obras de la Plaza de la Iglesia no las hemos hecho nosotros"

De izqda a drcha Pablo Montesinos, Adolfo Suárez, Ángeles Muñoz, Salvador Vega y Manuel Marmolejo, candidatos al Congreso y Senado por Málaga este miércoles en San Pedro Alcántara. FOTO/ CABANILLAS

De izqda a drcha Pablo Montesinos, Adolfo Suárez, Ángeles Muñoz, Salvador Vega y Manuel Marmolejo, candidatos al Congreso y Senado por Málaga este miércoles en San Pedro Alcántara. FOTO/ CABANILLAS

A poco más de 24 horas de que comience oficialmente la campaña electoral para las generales la alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz, ha arrancado su doble carrera (Senado y Alcaldía) con críticas encubiertas hacia el que es todavía su socio de gobierno en el Consistorio marbellí, Opción Sampedreña (OSP).

Ante unas 250 personas que han asistido a un almuerzo mitin en el restaurante El Gamonal de San Pedro, con la presencia del ‘número 2’ por Madrid al Congreso, Adolfo Suárez Illana; el cabeza de lista por Málaga, Pablo Montesinos, y el torero malagueño Salvador Vega, que cierra la lista a la Cámara Baja, Muñoz ha glosado sus logros entre 2007 y 2015, pero ha dirigido el siguiente mensaje: “lo que no hicimos nosotros fue “la peatonalización de Marqués del Duero y las obras de la Plaza de la Iglesia”.

A buen entendedor pocas palabras, porque se trata de obras decididas y gestionadas por el teniente de alcalde de San Pedro, Rafael Piña, y el concejal de Hacienda, Rafael Osorio, presidente OSP.

Esta ha sido la peculiar forma que ha empleado Ángeles Muñoz para romper el hielo en una campaña electoral, la de las municipales, en la que necesita despegarse de su hasta ahora aliado gubernamental desde la moción de censura de agosto de 2017 que desalojó al socialista José Bernal de la Alcaldía.

El lugar elegido para criticar, de forma elegante y sutil, a OSP por parte de la alcaldable del PP no ha sido causal. Lo ha hecho en San Pedro y ante su electorado natural, hasta ahora huérfano, el de centroderecha, sabedora de las numerosas críticas que han recibido sendas obras por parte de votantes potenciales de un Partido Popular que necesita recuperar su propio espacio político en este importante núcleo de población, del que siempre se ha dicho que quita y pone alcaldes.

La candidata al Senado ha elogiado el “acto de generosidad” de Adolfo Suárez Illana y Pablo Montesinos, por haberla respaldado en Marbella, especialmente al hizo de Suárez. De él ha recordado que ya apoyó con visita a la ciudad su candidatura a la Alcaldía en 2003, cuando él se presentaba a la presidencia de Castilla La Mancha.

“Si gana Sánchez ya sabemos lo que hay, será más de los ocho meses que hemos tenido. Ganaran los separatistas, los de Podemos, ya anuncian que de dar el apoyo gratis nada, ellos entrando en el gobierno”. Muñoz ha centrado gran parte de su discurso en clave nacional.

Para la cabeza de lista a la Cámara Alta “este país no se puede permitir un gobierno de aquellos que traicionan y rompen la unidad de España”, ha dicho para referirse a los independentistas catalanes y a EH Bildu

“Ahora mismo lo que se esta poniendo en tela de la juicio es el modelo de país”, ha dicho solemne la alcaldesa, en la misma línea que Suárez Illana.

Ya en clave autonómica,  la regidora ha expuesto que en Andalucía “el PSOE cuando ha gobernado ha sido el icono del despilfarro, los Ere y la corrupción”.

En lo que respecta a Marbella las críticas dirigidas hacia los socialistas se han centrado en que “paralizaron el Hospital, cerraron la Escuela de Hostelería Bellamar, el soterramiento de San Pedro y no hicieron institutos ni centros de salud”.

Como era de esperar, Muñoz no se ha olvidado de las críticas dirigidas a la Seguridad Social, tras la intención de la administración estatal de suspender el acuerdo de pagos aplazados después de que el Ayuntamiento de Marbella se haya negado a entregarle los 12 millones de euros del cheque de Juan Antonio Roca, principal condenado en el ‘caso Malaya’.

“Sánchez pretende  llevarse lo que conseguimos, todo el dinero de las sentencias de corrupción que ahora mismo hay 15 millones más 2,5 para un plan  de aparcamientos”.

El tono beligerante hacia los socialistas ha ido subiendo hasta la frase que ha culminado sus reproches: “El PSOE siempre ha sido un partido prepotente, cicatero con Marbella y absolutamente sectario”.

Por su parte, el ‘número 2’ del PP por Madrid, Adolfo Suárez Illana, ha apelado de nuevo al “espíritu de la transición”, algo que reitera en la mayoría de sus intervenciones por España.

El hijo del duque de Suárez ha querido recordar lo que lo que representaron los Juegos de Barcelona 92 para el país, para subrayar que no encuentra nada ahora de “lo de España nos roba”, en contraposición a aquel evento.

“Frente al odio la concordia del 78 a raudales”, ha expuesto sobre la Constitución frente al desafío secesionista catalán. De hecho, ha asegurado que su vuelta a la política, tras el fracaso de 2003 frente a José Bono, se produce para “resembrar la concordia”.

La problemática de la llamada ‘España despoblada’ también ha ocupado un papel relevante en el discurso de Suárez Illana. De sobra es conocido lo que se juega el PP en el ámbito rural, con Vox pisándole los talones en esos territorios en los que se disputan una serie de escaños decisivos.

hidrallia hidrallia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.