Miguel Díaz: “Si IU se integra en Ganemos sería como coalición de partidos”El candidato de Izquierda Unida a la Alcaldía cree que no deben renunciar a sus siglas dentro de la posible candidatura local de 'Ganemos Marbella', en la que estarían miembros de Podemos ;Descarta en principio la modalidad de la agrupación de electores ;"Un concejal de Urbanismo no puede estar imputado por graves delitos porque daña la imagen de Marbella" ;"Si Pablo Moro no dimite y la alcaldesa no lo destituye se convertirá en cómplice"

El candidato de Izquierda Unida a la Alcaldía, Miguel Díaz, durante la entrevista

El candidato de Izquierda Unida a la Alcaldía, Miguel Díaz, durante la entrevista. Foto/ marbellaconfidencial 

Miguel Díaz, concejal y coordinador local de Izquierda Unida, además de diputado provincial, se convirtió en el primer candidato a la Alcaldía de Marbella para las próximas  elecciones municipales en ser designado. Este periodista de profesión, que fuera vocal de la antigua Comisión Gestora cuando el Consistorio fue disuelto en abril de 2006, a raíz de la ‘operación Malaya’, analiza en esta entrevista con marbellaconfidencial.es la actualidad municipal, la gestión de Ángeles Muñoz y los procesos de convergencia que hay en marcha desde distintas fuerzas políticas y colectivos ciudadanos para la creación de una plataforma ‘Ganemos Marbella’.

PREGUNTA.- Su compañero Enrique Monterroso acuñó el término “neogilismo” para referirse al modelo actual del PP en el Ayuntamiento de Marbella. ¿Qué hechos, a  grandes rasgos, le hacen recordar aquella etapa?

RESPUESTA.- “Se ve claramente en una serie de tics que no nos logramos sacudir y que son muy nocivos. En primer lugar, desde el punto de vista de las contrataciones. Hay una especie de sospechosos habituales, empresas y empresarios, que acaban siendo siempre los agraciados en las concesiones. También en que gran parte de la estructura del Partido Popular acaba de una manera, u otra,  en empresas municipales o con contratos de trabajo. Influye que se mantenga gran parte de la base social del gilismo y ésta sea todavía el núcleo duro del PP en determinados colectivos instrumentales que existen en los barrios. La parte del clientelismo y la sospecha de un círculo de una élite donde acaban las contrataciones está claro.

Otro ejemplo muy claro es el recorte de las libertades públicas y de participación. Un ejemplo es Radio Televisión Marbella, que Gil utilizó a su medida para agredir e insultar a todo el que se opusiera a él. Siempre de forma más sutil lo hace todo el PP y Ángeles Muñoz, pero en el fondo sigue vetada a buena parte de la ciudadanía y a los grupos políticos. En casi ocho años de gobierno ningún concejal de la oposición ha sido invitado a un debate o a una intervención pública.

P.-¿Qué me dice del urbanismo?

R.- Vemos que primero se legalizó la corrupción con el Plan General y luego que no se están exigiendo las compensaciones. Al final se acaba negociando incluso con los mismos promotores que infringieron la legalidad durante la etapa del GIL.

P.- ¿Debe la alcaldesa destituir al concejal de Urbanismo, Pablo Moro?

R.- Primero lo que tiene que hacer él es dimitir. Si no lo hace, la alcaldesa debería apartarlo. Creemos fundamental que un concejal de Urbanismo de Marbella no puede estar imputado por delitos tan graves, porque daña la imagen de la ciudad. Es una imputación que ha sido ratificada y en un auto se habla de delitos muy graves, como son la prevaricación, el cohecho y contra la ordenación del territorio. Esta ciudad que ha sido paradigma de la corrupción en España y que tuvo que disolverse, no puede estar teñida de estas dudas ni en manos de personas imputadas.

Si Pablo Moro no dimite y Ángeles Muñoz no lo destituye se convertiría en cómplice. Todo ello en una semana en la que la corrupción salpica de lleno al PP a nivel nacional. Hay presunción de inocencia pero debe marcharse, porque está inhabilitado éticamente para seguir al frente del equipo de gobierno.

P.- ¿Cree que Carlos Rubio actuó con conocimiento de la alcaldesa al apartar al inspector de Urbanismo que alertó de la omisión de Moro al no parar obras o él actuó motu proprio?

R.- Creo que actuaron a sabiendas. Era un tema muy delicado y aunque es cierto que la alcaldesa deja muchas competencias a Moro y a Rubio está claro que ella lo conocía. La marcha atrás que ha dado Ángeles Muñoz ha tenido más que ver con la situación de debilidad por la que atraviesa y por la presión judicial que ha sentido, al ser una imputación sólida. En el auto se menciona también a las delegaciones de Obras e Industria, que podrían haber incurrido en actuaciones más bien laxas en el control del caso del Funky Beach.

P– Los informes de Transparencia Internacional dejan en muy mal lugar al Ayuntamiento de Marbella en contratos y adjudicaciones municipales. Sólo 25 puntos sobre 100. Imagínese la dificultad de los periodistas para acceder a información y de los ciudadanos en general…

R.-Prácticamente misión imposible.La opacidad es uno de los tics de ese neogilismo, la contratación. Todos los miembros de la Comisión de Contratación han dimitido: interventor y secretario. Se ha quedado la alcaldesa como única persona para hacer de una especie de juez de paz en la resolución de conflictos.

P.-¿Qué haría IU para acabar con esa falta de transparencia. Tienen alguna medida especial?

R.-En cualquier caso siempre el control social, no ya el político, que tiene que estar garantizado con todos los grupos de la oposición en torno a las contrataciones y adjudicaciones.

P.- ¿Se ve usted como primer teniente de alcalde gobernando en un pacto con PSOE y OSP?

R.- Y de alcalde también, a eso vamos desde Izquierda Unida.  Por nuestro trabajo de los últimos años y por el impulso que estamos dando ahora aspiramos a liderar un futuro gobierno en Marbella y que sea lo más amplio posible en cuanto a mayor representación de los ciudadanos, más allá de las siglas políticas que lo formen, si son dos, tres o cuatro.

MDentrev2

P.- ¿Qué impresiones le han trasladado los representantes de IU que asistieron a la primera reunión para la posible creación de la plataforma Ganemos Marbella?

R.-La valoración es positiva, porque siempre hemos querido aglutinar el máximo posible de personas, organizaciones y colectivos en pos del objetivo de un bloque social y político que pueda ser influyente y gane el gobierno de esta ciudad. Se ha mostrado la voluntad necesaria de hacer músculo social y político de forma conjunta y ahora lo que queda es el proceso interno de Izquierda Unida, con nuestra militancia, para ver cuáles serían los criterios para que podamos concurrir dentro de ese bloque.

P.-¿Parten de alguna premisa?

R.-El Consejo Federal habló de elementos claves, como partir de un proyecto político y de ciudad concreto, que tendría que ser consensuado y ratificado por todos los que formen parte de esa hipotética agrupación. También es cierto que Izquierda Unida siempre debe mantener su identidad y autonomía de acción. Lo que sí le digo es que tendríamos que concurrir dentro de una coalición de partidos, no como agrupación de electores o ciudadanos. Entran en juego factores como la representación en la Diputación de Málaga, a la hora de sumar los votos de los distintos partidos judiciales. Izquierda Unida recuperó un diputado por la Costa del Sol y las expectativas para conseguir el segundo son muy buenas, sin mucho problema. Si IU va en unos ‘Ganemos’ sí y en otros no se fragmentaría la representación en el ente supramunicipal.

P.- Precisamente en la reunión para la creación de ‘Ganemos Marbella’ se habló de esa doble forma jurídica: coalición electoral de partidos o agrupación de electores, así como de los pros y los contras a la hora de obtener representación municipal.

R.-  Hay que seguir trabajando en la denominación. El debate sobre la forma jurídica está abierto en el caso de Ganemos Málaga, pero insisto en que para nosotros no hay otra fórmula posible que la coalición electoral concurriendo como IU, sin renunciar a sus siglas. Si no es así difícilmente podremos estar. Una coalición electoral la tienen que formar partidos político, una vez que Podemos ha renunciado a presentarse a municipales habrá que estudiar las posibilidades.

P.-Si se avanza en la creación de la estructura de Ganemos llegará un momento en que se someta a votación la integración entre los afiliados de IU ¿no?

R.– Está claro que habría que someterlo a votación, para que la decisión, cualquiera que se tomara, tuviera el mayor respaldo de las bases.

P.– ¿Se están engordando presupuestos de obra y pavimento? Se lo digo al hacerme eco de colectivos ciudadanos que lo han dicho públicamente

R.– Nos llama la atención. No tenemos los informes técnicos últimos, pero viendo precios de los colegios oficiales vemos cómo suben en importante medida y nos llama a la alarma. Son situaciones que no nos gustan y las denunciamos, tratándose de fondos públicos. Hemos denunciado cómo hay veces que se repiten actuaciones en una misma calle. Es construir para destruir y volver a construir. Es algo raro cuando hay muchas carencias en el municipio. Son negligencias, cuando no una irresponsabilidad total.

P.– ¿Cree que ha calado en la ciudadanía que hay una alcaldesa que adquirió un producto destinado a la evasión fiscal en Luxemburgo?

R.– Sin duda la ciudadanía lo conoce, porque se ha dado mucha información. Trascendió sobre todo porque la alcaldesa no lo gestionó bien. Debió dar explicaciones en el Pleno y las hubo pero muy vagas. Hay evidencias de que ella ha tenido un producto financiero en una entidad radicada en un paraíso fiscal. La propia Hacienda reconoció que se trataba de un producto destinado a la evasión fiscal. Este tipo de prácticas en unos momentos tan delicados como los actuales, de sufrimiento y de padecimiento, queriendo representar a la ciudadanía poniéndose delante de la recuperación económica es incompatible y obsceno.

P.-Usted habló de una especie de ‘omertá’ cuando se destapó este escándalo de Luxemburgo

R.-Hubo cierto silencio, colaboración por omisión al no hablar de este asunto en determinados medios de comunicación, especialmente en los municipales, para que que no trascendiese, así es.

P.– ¿Cuáles serían las medidas de choque de IU al llegar al poder?

R.– Sin duda el empleo y las políticas sociales. Tenemos propuestas y las estamos presentando. Por ejemplo un plan de empleo participado, que diagnostique las necesidades y en conjunción con todos los actores, no de forma clientelar. En lo social la vivienda, con una empresa pública y el alquiler social. Una democratización real de esta ciudad con cauces de participación y de implicación. Ahí ganaríamos todos.

P.-¿Es Carlos Rubio el alcalde de facto de esta ciudad, en la sombra?

R.- Tiene un peso clave, sobre todo en el tema económico y de persona, que es como decir el ochenta por ciento  quitando el urbanismo y las políticas de la calle y el clientelismo que controla la alcaldesa en el día a día. En la burocracia  y las decisiones del presupuesto tiene mucho poder. Es uno de los hombres de hierro del Ayuntamiento.

P.- Muchos ciudadanos se preguntan por qué Monterroso no va a ir en la próxima lista de IU ¿se lo han ofrecido?

R.– A Enrique no hay que ofrecerle nada porque él es Izquierda Unida. Él tiene mucho peso específico y tiró del carro del proyecto en tiempos duros del gilismo conmigo y con otras personas. En nuestros estatutos se habla de la limitación de los cargos a dos mandatos [ocho años] y él ha declinado. Ha sido una decisión personal. No obstante, podría optar a un tercer mandato con una mayoría cualificada y la tendría, porque hay consenso y unidad. Tengo que agradecerle la confianza que ha tenido en mí.

hidrallia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.