La Policía libera a una menor de 15 años forzada a ejercer la prostitución entre Marbella y MálagaEn la operación han sido liberadas seis mujeres, víctimas de explotación sexual a manos de una organización criminal nigeriana

Imagen de la Comisaría provincial de Málaga, donde se encuentran los detenidos

Imagen de la Comisaría provincial de Málaga

Una menor de 15 años de edad, de nacionalidad nigeriana, ha sido liberada junto a otras cinco mujeres del mismo país, tras desarticular la Policía Nacional una organización criminal formada por compatriotas de estas víctimas que las forzaban a ejercer la prostitución callejera entre la zona de Puerto Banús (Marbella), clubes de alterne de la costa, así como el polígono industrial del Guadalhorce en Málaga.

Once personas de nacionalidad nigeriana han sido detenidas en este operativo, que ha puesto al descubierto la crudeza de la trata y explotación sexual de mujeres en la provincia, un caso personificado por la citada menor. La mayoría de estas jóvenes eran recogidas en coches en sus domicilios y trasladadas hasta los puntos de ejercicio de la prostitución.

El operativo policial ha sido desarrollado Málaga, donde se ha realizado la entrada y registro de cuatro domicilios particulares. Los arrestados son presuntos autores de los delitos de trata de seres humanos, relativos la prostitución y falsificación de documentos.

El arranque de esta investigación tuvo lugar en Puerto Banús, cuando los agentes identificaron a la chica de quince años por la calle y posteriormente en el polígono malagueño de Guadalhorce, según ha informado la Policía Nacional este sábado.

Los investigadores detectaron, debido a sus rasgos físicos, así como a otras gestiones, que se trataba de una menor de edad. Acto seguido la joven quedó bajo custodia de la Junta de Andalucía.

Ante la escasa información aportada por esta víctima, el Cuerpo Nacional de Policía se puso en contacto con la National Crime Agency (NCA) británica, a través de sus agentes en Nigeria. Las pesquisas dieron resultado y se pudo determinar que el padre de la menor había fallecido en extrañas circunstancias en dicho país africano. Esta versión coincidía con la aportada por la joven sobre que su progenitor había sido asesinado.

Esta operación se enmarca dentro del Plan de la Policía Nacional contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual. La Policía Nacional ha recordado que existe un número telefónico (900 10 50 90) y un correo electrónico (trata@policia.es) para facilitar la colaboración ciudadana y la denuncia, anónima y confidencial, de este tipo de delitos. Cabe recordar que no queda reflejada la llamada en la factura telefónica.

Las investigaciones permitieron la localización de cuatro domicilios que pertenecían a los principales investigados en las que alojaban a sus víctimas, que eran recogidas por conductores de su misma nacionalidad y trasladadas a los puntos de prostitución, entre ellos un club en Benalmádena.

Las pesquisas han posibilitado poder vincular a los detenidos con falsedades documentales en diversos tipos de documentos, usurpación de identidad para la obtención de trabajo y tenencia, apertura y cierre de varias cuentas bancarias desde la que gestionan el ingreso y retirada de dinero en efectivo.

Estos proxenetas evitaban en todo momento informar a los empleados de los bancos de su nacionalidad y por ello utilizaban la documentación de otros países.

Los datos oficiales conocidos apuntan a que algunas delitos de falsedad podrían encubrir otras actividades ilegales, en sintonía con las conocidas  estafas nigerianas. En el marco de este modus operandi delictivo resulta necesario la apertura de cuentas bancarias con filiaciones falsas, donde se ingresaría el dinero obtenido de manera fraudulenta de las personas estafadas.

Entre los efectos intervenidos destacan 5.245 euros, cuatro documentos de identidad falsos y falsificados, 25 terminales móviles, una tableta, tres tarjetas de memoria y dos cedés, documentación diversa y 12.000 euros intervenidos en cuentas corrientes que se han bloqueado, han indicado desde la Policía Nacional.

Control férreo de las mujeres

Como es habitual en el delito de trata de seres humanos con fines de explotación sexual, a las víctimas se les da a conocer la deuda contraída. En el caso de esta organización, las mismas estaban distribuidas en viviendas en las que habitaban miembros de la red con el fin de que fueran sometidas a un control férreo.

Para ir cobrando dicha deuda aparece la figura del recaudador, se trata de uno de los investigados quien se desplazaba diariamente hasta el lugar de trabajo de todas las víctimas con el único objetivo de recoger el dinero procedente del ejercicio de la prostitución.

Las víctimas eran captadas en sus lugares de origen, en este caso en Benin City (Nigeria), bajo la falsa promesa de lograr una vida mejor en el continente europeo, aprovechándose de la precaria situación económica que sufrían desconociendo que la verdadera finalidad sería su explotación sexual en España.

Tras su captación, eran trasladadas vía terrestre hasta la costa de Libia, donde hacinadas en embarcaciones, sin apenas condiciones de seguridad, pretendían acceder a Europa y mediante diversos medios de transporte eran dirigidas hacia España.

hidrallia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.