La serie ‘El pionero’ retrata el “fenómeno político” de Jesús Gil, precursor del “populismo” y “caramelo” de audienciaLos directores y guionistas Enric Bach y Justin Webster han presentado esta serie de no ficción que HBO emitirá a partir del próximo 7 de julio

Los directores y guionistas Enric Bach y Justin Webster durante una entrevista a Europa Press en la que han presentado la serie. FOTO/ J.Barroso- Europa Press

Los directores y guionistas Enric Bach y Justin Webster durante una entrevista a Europa Press en la que han presentado la serie. FOTO/ J.Barroso- Europa Press

La serie documental ‘El pionero’ retrata en cuatro capítulos el “fenómeno político” de Jesús Gil, un precursor del “populismo” y también “caramelo” de las audiencias de televisión que sedujo a España a principios de los años 90, tal y como muestra esta producción de la HBO, que se estrenará el próximo 7 de julio.

Cinco lustros después del fallecimiento de Jesús Gil, la plataforma recupera la figura de este empresario y político que, según ha señalado su director, Enric Bach, durante una entrevista concedida a Europa Press, está “muy vigente” y es “muy contemporánea”, porque “habla mucho del mundo actual”, de la sociedad y de la política.

Tal y como ha señalado, el título que han dado a esta producción, ‘El pionero’, admitía “muchas interpretaciones y todas ellas válidas”. “Fue pionero en el desarrollo urbanístico en las afueras de Madrid en los años 60, porque se atrevió a ir más allá de la sierra de Madrid; en su vocación por transformar el mundo del fútbol hacia un modelo de sociedades anónimas y más profesional; y en una forma de hacer política muy populista”.

Jesús Gil (Burgo de Osma, Soria, 1933 – Madrid, 2004) es retratado en este documental por periodistas, fiscales, políticos como Isabel García Marcos, futbolistas como Paulo Futre e incluso tres de sus hijos y los dos hermanos que aún viven. Fue, en palabras de algunos de los entrevistados, un “visionario”, un personaje “amoral”, un “listillo”, de una “personalidad desbordante” y un “predicador” del que “España se enamoró”.

Tal y como narra el primer capítulo de este documental, Gil consiguió crecer en los negocios y su ambición le llevó a la cárcel por delito de homicidio involuntario cuando en 1969 un comedor de la urbanización Los Ángeles de San Rafael, de la que era promotor, se derrumbó. A pesar de la pena de cinco años de prisión, consiguió el indulto de Franco cuando apenas había pasado un año y medio en la cárcel.

No obstante, Jesús Gil era una “fuerza de la naturaleza” que creció siempre que necesitó sobreponerse a las dificultades. “Su vida probablemente fue una constante huida hacia adelante. La tragedia de Los Ángeles de San Rafael le marcó socialmente y supuso un gran bache económico para él, pero fue capaz de salir”, ha dicho Bach sobre el que fue alcalde de Marbella entre 1991 y 2002, ciudad en la que sus negocios urbanísticos llegaron a su máxima expresión.

Al igual que hizo con los negocios del ladrillo, Jesús Gil aterrizó en el fútbol como presidente del Atlético de Madrid entre 1987 y 2003 con las mismas ansias de expansión. En palabras de Bach, probablemente eligió el mundo del fútbol como “una manera de llegar a aquello que quería: ser reconocido y quitarse el estigma que pesaba sobre él”.

Trump y Berlusconi

El productor de ‘El pionero’, Justin Webster, director del documental ‘Muerte en León’, ve en la forma de comunicar de Jesús Gil similitudes con otros políticos contemporáneos, “para bien o para mal”, tales como Pablo Iglesias o dirigentes de Vox. “La política aburrida es la buena. Si es carismático y un espectáculo probablemente no está funcionando muy bien”, opina.

Por su parte, Bach ve “elementos en común” con Trump o con Berlusconi. En el caso del presidente estadounidense, ha señalado que ambos son “empresarios, exitosos a su manera, muy antistablishment, y llegan a la política en contra de la política tradicional”. Según agrega Webster, su mensaje es querer hacerse “rico” y hacer rico al pueblo también.

En cuanto a Berlusconi, el director de ‘El pionero’ señala que el político italiano tiene negocio en los medios de comunicación. Sin embargo, aunque Jesús Gil no los tenía, mantenía “muy buena relación con los medios de comunicación”. “Además de ser un personaje deseado, que daba mucha audiencia, era un maestro en el arte de la desviación. Un caramelo”, ha destacado.

hidrallia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.