Desarticulaba una banda criminal que asaltaba viviendas en Marbella, Fuengirola y NerjaSus miembros estaban muy jerarquizados dentro de la estructura

Imagen de parte de las joyas robadas que han sido recuperadas. FOTO/ CNP

Imagen de parte de las joyas robadas que han sido recuperadas. FOTO/ CNP

La Policía Nacional ha desarticulado una banda criminal, compuesta por diez personas (siete hombres y tres mujeres con edades comprendidas entre los 45 y 24 años) que se dedicaba a asaltar viviendas en Marbella, Nerja y Fuengirola.

Según fuentes oficiales se les imputan delitos de pertenencia a grupo criminal y según el caso, de robo con violencia, robo con fuerza, receptación, resistencia y desobediencia y contra la seguridad del tráfico. Tres de ellos han ingresado en prisión.

Se han logrado recuperar numerosas joyas valoradas en más de 200.000 euros y se han incautado, entre otros efectos, tres vehículos, 17.000 euros en efectivo, equipos electrónicos, herramientas y utensilios como llaves para la técnica del ‘dumping’ en viviendas, y ganzúas con los que cometían los robos.

Entre los arrestados se encuentran los llamados ‘peristas’, receptadores de la mercancía robada. Se trata de un matrimonio y su hijo.

La operación policial se ha desarrollado en dos fases y ha permitido el esclarecimiento de un robo con violencia perpetrado en una casa habitada de la capital malagueña y otros 12 con fuerza cometidos en otras tantas viviendas de Málaga, Marbella, Nerja y Fuengirola.

La investigación se inició el pasado mes de septiembre al tenerse conocimiento de una serie de robos en viviendas con idéntico modus operandi, altamente especializados que produjeron un incremento de este tipo de ilícitos en viviendas habitadas de la capital malagueña y su provincia.

Fruto del estudio de las denuncias, así como del acopio y análisis de toda la información recabada en el trascurso de las vigilancias, los investigadores detectaron la existencia en Málaga de un grupo perfectamente organizado y jerarquizado dedicado al robo en viviendas habitadas e integrado por diez personas de nacionalidades española y armenia.

Los agentes averiguaron que eran cuatro los cabecillas, tres españoles y un armenio, los encargados de decidir los objetivos a realizar y el momento más propicio para llevarlos a cabo.

En el segundo escalafón se encontraban los responsables de ejecutar propiamente los robos en los domicilios, especialistas con gran destreza en la apertura de puertas mediante la técnica del ‘bumping’.

En el tercer grupo jerarquizado estaban los encargados de dar apoyo logístico. Ellos proporcionaban los vehículos para los desplazamientos y posteriormente deshacerse de ellos, vendiéndolos a terceros, todo ello con el fin de dificultar una posible investigación policial.

Los investigadores detectaron cómo la trama cambiaba los vehículos que utilizaba para llevar a cabo los ilícitos con extraordinaria frecuencia; durante la investigación llegó a cambiar hasta en cuatro ocasiones. Tras utilizarlos los transfería a terceros que nada tenían que ver con los robos.

El cuarto y último eslabón de esta red delictiva lo ocupaban los receptadores que se hacían cargo de todos los objetos procedentes de los robos. La Policía pudo averiguar que estos delincuentes almacenaban los productos de los saqueos y fundían las joyas con la intención de procurarles una apariencia diferente a la original y, de esa manera, darles salida más fácilmente.

Tras casi dos meses de intensas pesquisas, los agentes identificaron a los todos los integrantes de la red, que eran residentes en Málaga, (zonas norte y centro). Desde sus viviendas, esta banda concertaba un lugar de quedada. Hasta allí se desplazaban en dos vehículos y al llegar al punto concertado, dejaban los dos coches y cogían otro. En este último turismo se montaban todos y se desplazaban hasta los objetivos que elegían para llevar a cabo sus planes.

Entre quienes han ingresado en prisión se encuentran los líderes de la banda, los encargados de ejecutar los robos, del apoyo logístico y de la receptación, almacenaje y de darles salida al botín.

También se han llevado a cabo cuatro registros domiciliarios en los que se han intervenido, entre otros efectos, 17.000 euros en efectivo, tres vehículos y útiles para los robos. Igualmente, se han recuperado numerosas joyas valoradas en más de 200.000 euros y equipos electrónicos de alta gama.

Los investigados son los presuntos autores de un robo con violencia perpetrado en una vivienda de la zona norte de Málaga en donde los ladrones fueron sorprendidos en el interior de la vivienda por los propietarios. Se les atribuyen otros nueve robos con fuerza en viviendas habitadas en las localidades de Málaga, Fuengirola, Nerja y Marbella.

Fue el Juzgado de Instrucción 9 de Málaga el encargado de tramitar las diligencias del caso y ordenar los ingresos en prisión.

navidad san pedro hidrallia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.