La dimisión del edil de Turismo en funciones agrava la crisis interna en el PPJosé Luis Hernández, número 16 de la lista de Ángeles Muñoz se despide en Facebook ;Ha ostentando la delegación de Turismo a tiempo parcial, a pesar de la importancia de Marbella como destino ;El miembro del Comité Local vierte duras críticas hacia su partido

El concejal delegado de Turismo, José Luis Hernández, en imagen de archivo. Foto/ marbellaconfidencial.es

El concejal delegado de Turismo, José Luis Hernández, en imagen de archivo. Foto/ marbellaconfidencial.es 

Comienzan las primeras deserciones en el seno del Partido Popular de Marbella, después de la amarga victoria del 24 de mayo. El concejal delegado de Turismo en funciones, José Luis Hernández –puesto número 16 en la lista que encabezó Ángeles Muñoz– ha anunciado por Facebook su retirada. A la vez que ha dicho adiós a su militancia en el partido ha aprovechado para lanzar duras críticas, a nivel nacional, contra la formación de Génova 13.

Aunque en su despedida por escrito el edil no deja claro si, además de la militancia también deja el cargo, distintas fuentes consultadas por este medio digital han confirmado que Hernández se despidió este jueves definitivamente de los trabajadores de la delegación de Turismo, sin esperar al día 13 de junio, fecha de la constitución de la nueva Corporación municipal, saliente de las pasadas elecciones del 24M.

La marcha del que ha sido responsable a tiempo parcial de la citada delegación –dedicándose por las tardes a la administración de comunidades de vecinos– agrava la crisis interna por la que atraviesa el PP local, sumido en el desconcierto y la incertidumbre tras no haber revalidado la mayoría absoluta en las urnas. Hernández concluye asegurando que antes de las elecciones había comunicado su decisión de no continuar en política.

El Luxury Weekend ‘colgado’

El malestar en el seno del equipo de gobierno municipal en funciones es público y notorio. Hernández ha dejado “colgados” una serie de eventos como el ‘Luxury Weekend’, que se celebra próximamente en Puerto Banús y ha dejado de asistir a compromisos oficiales que su cargo demandaba, como la presentación reciente de una promoción inmobiliaria.

Se marcha uno de los miembros del ala dura del PP en los plenos, en sintonía con el discurso bronco de Kika Caracuel. El ahora dimisionario llegó a llamar “enfermizos” a los miembros de la plataforma contra la terminal de autobuses de San Pedro. También ha protagonizado otras salidas de tono como cuando dijo que los miembros de OSP tenían mentalidad de “chapela”, en alusión a la boina vasca y el sentimiento independentista que se respira en San Pedro Alcántara.

“A los chinos les importa un rábano el turismo de sol y playa”, fue otra de sus polémicas frases durante una sesión plenaria cuando se habló del destino asiático y sus viajes junto a la alcaldesa a China.

Desplazado en la lista sin opciones de ser electo

Fuentes ‘populares’ atribuyen la dimisión de Hernández más a su descontento por haber sido desplazado en la lista al puesto 16, unida a la pérdida de la mayoría absoluta. En un escenario de gobierno de Ángeles Muñoz podría haber sido recolocado en el organigrama municipal.

Hernández encajó muy mal que Muñoz partiera en dos su delegación de Turismo y anunciara la creación de una delegación de Extranjeros que ostentaría la ‘número 8’, Evanina Morcillo. Fue el ahora dimisionario quien siempre llevó las competencias relativas a los residentes foráneos.

En su muro de Facebook el hasta ahora edil habla de los malos resultados del PP en el ámbito nacional y dice que en ello “tiene que ver tanto la tibieza en el manejo de la corrupción (probada o presunta), como la partitocracia, que consume las entrañas del partido”. A su juicio, ambas cosas “resultan ya insoportables” y cree que “este problema es idéntico en el PSOE y, hoy por hoy, convierte a ambos partidos en parte del problema de España y no de la solución”.

Críticas al sistema de partidos y a las listas cerradas.

Aprovecha para criticar el “sistema de partidos” y las “listas cerradas”, que Hernández define como “un coto gestionado según el interés de clanes y no por el interés público”, en un claro mensaje a Ángeles Muñoz, envuelto en el discurso en clave nacional que rodea el texto publicado en la red social.

“En muchas ocasiones la gente desconoce a quienes vota y además, con demasiada frecuencia, la lealtad del miembro de la lista electoral se entrega más al dedo que lo coloca, que al votante que le otorga su confianza. Eso es caldo de cultivo para la corrupción”, denuncia el que ha sido edil de Turismo durante los últimos ocho años.

En cuanto a Marbella, cree que el trabajo realizado “merecía una renovación de la confianza de los vecinos”. Hernández considera que “se ha estado a punto de conseguirlo y la voluntad de los ciudadanos de Marbella es inequívoca: el PP es la única opción creíble de gobierno. Algo que por otra parte refleja la pobreza y debilidad del escenario político local”, dice para arremeter contra la oposición en su despedida.

Tras su despedida en Facebook, al estilo de la exalcaldesa de Alicante Sonia Castedo, Hernández se ha dedicado a lanzar una campaña en la citada red social contra el posible gobierno de cuatro partidos (PSOE, OSP, IU y Costa del Sol Sí Puede). En su muro personal aparece un cartel con los logotipos de los cuatro partidos y el lema “No al cuatripartito”. Su discurso no es nuevo. Lo utilizan otros dirigentes locales del PP: intentar hacer creer que Marbella va a volver a los tiempos que desembocaron en la llegada de Jesús Gil.

hidrallia

2 Comments

  1. Antonio Castaño Responder

    ¿Desbandada?

    Ha esperado hasta saber si volvía a salir de concejal y si obtendrían la mayoría para gobernar y como no ha sido así abandona el barco a medio hundir y con todos los pasajeros pidiendo socorro. Ahí quedan los eventos y ahí quedan los trabajadores. Que se las arreglen ellos.
    No me creo las excusas que pone aunque algunas han puesto los dedos en las llagas. Tibieza en el partido por la corrupción que hay dentro. Ordeno y mando como armas democráticas. Y por eso el ¡adiós!
    Nadie se va a creer que sólo esas sean las causas. Yo no me las creo. Como no me creo ese cariño que dice tener a su pueblo. Eso menos. Para ello tendría que dar explicaciones sobre su voto favorable a que Marbella perdiese en favor de Benahavis y de intereses oscuros de la alcaldesa una parte importante de su territorio. Y tendría, claro, que convencernos. No me vale, no nos vale por tanto, las excusas. Este concejal, al igual que los otros, ha estado ejerciendo el ordeno y mando contra la oposición en el ayuntamiento sin que le temblase su cuerpo. Y la corrupción lleva manchando su partido más tiempo del que él lleva afiliado. ¿Entonces?
    Han colocado “a dedo como a todo quisque” al número dos y éste ha empujado hacia abajo y el trece pasó a ser el catorce, el catorce al quince, y así sucesivamente. Y él esperaba sentarse en alguno de los balcones de preferencia del teatro…y no fue así.
    Se marcha dando las gracias a Ángeles Muñoz…pero la abandona. Se muestra agradecido a los trabajadores…pero los abandona a su suerte. Reconoce la podredumbre que hay en su partido…pero ha vivido mucho tiempo en ésa casa. Dice sí a la voluntad popular sin reconocer que ha sido la de enviarle a él y a su partido (perdón su ex) al lugar que antes estaban los otros. Habla de la perversión del “Gilismo” sin reconocer su “neogilismo”. En fin, señor, que no es Ud. creible. Cuéntenos el por qué ha querido ayudar a su alcaldesa a conseguir esos 200.000 metros cuadrados que son de nuestro pueblo. Esa historia contada por Ud. si interesaría a su pueblo.
    ¿Quién será el próximo?

  2. Gerardo Responder

    Cualquiera que haya conocido a este personaje, un declamador de pico florido que cuidaba más la locución que los contenidos y, sobre todo, que los comportamientos sociales – llegando en los últimos al notorio ridículo y pública risión – no le daría demasiada importancia a su espantada.

    Es la última y personal bajada de telón de un histrión que, desde que fue nombrado concejal, se sintió como si hubiera sido tocado por el dedo divino, reclamando vasallaje y obligada subordinación al resto de los mortales, excluyendo – claro está – a aquellos a los que él debía borreguil sumisión. Era tal su sentido de omnipotencia que se permitía nombrar embajadores, como si de un jefe de estado se tratara.

    Esta ha sido la última boutade de una larga serie. Claro que ha venido mezclando estas voluntarias intervenciones pretendidamente ingeniosas, destinadas a impresionar, con otras en las que afloraba un ADN roñoso, tacaño y cicatero que polarizaba las risas y comentarios de los que acaban de ser honrados con su compañía.

    Yo no le daría más cancha a esta auto pretendida estrella político-mediática. El PP podrá sobrevivir sin él.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.