Aznar apela al “liderazgo fuerte” de un PP que “abra puertas” para sumar mayoríaEl expresidente del Gobierno ha tenido este sábado un papel estelar y central, mucho más importante que el de Rajoy ayer, en la Convención del PP, con un discurso de cerca de media hora en el que ha hecho terapia de grupo para reunificar el voto de centroderecha

El expresidente José María Aznar junto al presidente del PP, Pablo Casado, poco antes de pronunciar su discurso de este sábado. FOTO/ CABANILLAS

El expresidente José María Aznar junto al presidente del PP, Pablo Casado, poco antes de pronunciar su discurso de este sábado. FOTO/ CABANILLAS

José María Aznar ha apelado este sábado al “liderazgo fuerte” del Partido Popular que él presidió para que la formación conservadora que ahora lidera Pablo Casado “abra puertas” a todo el espectro del centroderecha. Todo ello ha proseguido, con el fin de  volver a ser la “gran casa común” y sumar una gran mayoría en las próximas citas electorales que se avecinan. Se trata de un claro guiño a reeditar el pacto de Andalucía con Ciudadanos como socio de gobierno y el apoyo externo de Vox, la gran aspiración de Casado para municipales y autonómicas.

Visto el éxito que ha tenido el discurso del expresidente del Gobierno José María Aznar, entre los miles de asistentes a este cónclave del partido conservador, así como la terapia de grupo que ha trazado a lo largo de media hora, para aglutinar todo el voto de centroderecha en torno al PP, podría decirse que esta Convención 2019 es más una refundación del aznarismo que de la formación liderada ahora por su heredero político, Pablo Casado.

El sucesor de Manuel Fraga al frente de la derecha española, cuyo gran mérito tras la refundación de AP, convertida en PP, fue unificar a todo el espectro del centroderecha español, al sumar a todo lo que hubiera a la derecha del PSOE, se ha referido a que el Congreso que eligió a Casado frente a Soraya Sáenz de Santamaría, “dio un ejemplo de renovación y suma”.

Ese “ejemplo de suma”, ha proseguido Aznar, “nos obliga a un compromiso” con liberales, conservadores y demócrata cristianos, para “fortalecer ese proyecto, unido a la mejor tradición humanista europea”, ha propuesto el antecesor de Rajoy en Moncloa.

“Los votos que España necesita para nuestra continuidad, historia y futuro son los que deben ir al Partido Popular y que desde ahora pido para el partido Popular”. Esta frase ha supuesto la ovación más prolongada del plenario.

Así pues, Aznar cree que el PP debe conseguir que en su seno “se sienta representada la gran mayoría de los españoles”. A todos ellos, ha añadido, “les tenemos que escuchar con atención, humildad y respeto”, con especial dedicación a quienes “nos dicen cosas que no nos gustan”. Está claro que se ha dirigido a ese sector que se marchó a Vox, sin duda una escisión del PP.

Años atrás, Aznar dijo aquello de “si alguien me tiene que retirar que me retire Pablo Casado, que es un tío estupendo”. Hoy, la persona que renunció a la presidencia de honor del PP bajo el mandato de Rajoy ha sido muy claro: “creo que no sólo tenemos un presidente en el PP, y un líder sin tutelas ni tu tías” (como dijo Fraga de él mismo) “sino un líder como un castillo”. La sucesión de elogios hacia quien fuera su jefe de gabinete en la fundación Faes ha desatado el deliririo, traducido en aplausos, por parte de las miles de personas que asisten a este pabellón 1 de Ifema.

Al cumplirse este mes 30 años de la refundación de Alianza Popular, convertida en Partido Popular en 1989 bajo la batuta de Manuel Fraga, Aznar ha querido recordar aquel Congreso de 1990 celebrado “precisamente en Sevilla”, en clara referencia al cambio de gobierno en Andalucía, para mostrarse convencido de que “no hay mucha diferencia” entre el lema de Sevilla, “Centrados con la libertad”, y el elegido para esta ocasión: “España en libertad”.

No han faltado alusiones al nuevo gobierno andaluz, después de casi 37 años de socialismo. No obstante, ha llamado la atención el hecho de que José María Aznar no haya personalizado en la figura del nuevo presidente de la Junta, Juanma Moreno, dicho triunfo: “hay un compromiso de futuro que vuelve a hacer historia en Andalucía, por eso quiero dar la enhorabuena a quienes habeis hecho posible el cambio que va a ocurrir”. Huelga recordar que Moreno Bonilla es un ‘marianista’ y ‘sorayista’ declarado, muy alejado del aznarismo.

También en clave andaluza Aznar tiene dos cosas claras. La “primera” es que “el PP no ha sido suficiente para el cambio” en la Junta. La segunda estriba en que “sin el PP el cambio no se hubiera producido”, algo sólo posible, ha recalcado, con el reiterado “liderazgo fuerte”.

“Estamos lejos de las modas políticas estridentes y del griterío y arrogancia de los simplistas”. Una frase de Aznar para leer entre líneas e interpretarla. En ella pueden estar Podemos y Vox. De Ciudadanos, el partido que hasta hace poco tiempo elogiaba, ha dicho, sin nombrarles, que “un día dicen una cosa y otros otra”.

Al insistir en su idea de la gran “casa común” del PP, un concepto que ya se acuñó para el PSOE cuando acogía en su seno a comunistas del PCE e Izquierda Unida, Aznar ha dicho que “nacimos para sumar y para integrar y por eso preferimos el esfuerzo de convivir ara crear una gran mayoría para comodidad de la minoría”. 

Emocionado y sentido ha sido el recuerdo de Aznar para el exdirigente del PP vasco Gregorio Ordóñez, asesinado tal día como hoy por la banda terrorista ETA en 1995.

La defensa de la Constitución y de España como nación han sido otros dos ejes relevantes del discurso del exlíder conservador nacional: “no aceptamos ni aceptaremos que el destino de la nación y la Constitución lo marquen quienes quieren romper la nación y la Constitución”.

En el marco del ejercicio de introspección y radiografía exhaustiva de lo que tiene que ser este nuevo PP, Aznar ha dicho que “España tiene planteado un desafío existencial”, en alusión al secesionismo e independentismo.

Duro discurso contra Pedro Sánchez

Aznar ha querido identificarse con los socialistas que, capitaneados por Susana Díaz, descabalgaron en su día a Pedro Sánchez como secretario general del PSOE, “cuando buscaba pactos con quienes quieren destruir España”.

“Por las mismas razones que los socialistas lo hicieron, ese secretario general tiene que ser destituido democráticamente por los ciudadanos en las urnas y yo hago mías las razones que llevaron a destituir a quien es hoy presidente del Gobierno”, ha remachado.

El también presidente de Faes considera que “si esto es todo lo que puede ofrecer el ala izquierda, hay que convocar el cambio”, en clave de triunfo en las urnas.

Por último, se ha preguntado “cuánto tiempo se puede soportar un gobierno al que se le trata como extranjero en cumbres autonómicas”, ha inquirido Aznar sobre la reunión entre Torra y Sánchez celebrada en Cataluña

Otra pregunta lanzada ha sido “cuánto tiempo” habría que aguantar que el separatismo “amenace y utilice las instituciones”. Como colofón, ha venido la pregunta clave: “¿Cuánto tiempo tenemos que esperar para desarticular el golpe de Estado y sus tramas?”.

Para Aznar resulta inaceptable que los Presupuestos Generles del Estado “los decidan un prófugo de la Justicia y un preso preventivo”, ha dicho sin nombrar a Puigdemont y Junqueras.

hidrallia hidrallia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.